¿De qué se tratan las plantas aromáticas?

Las plantas aromáticas son de las mejores opciones a tener en el jardín, estas plantas se han utilizado desde la antigüedad, no solo por sus agradables olores, sino también por sus aportes a la cocina y a la salud, incluso es posible hallar una planta aromática según las necesidades y preferencias.

¿Cuáles son las plantas aromáticas?

La lista de plantas aromáticas es muy amplia, entre algunas de las más comunes se encuentran la albahaca, la menta, la salvia, el perejil, la lavanda, la angélica, la manzanilla, el orégano, la mejorana, el eneldo, el hinojo, el tomillo, la melisa y la planta huele de noche, entre otras.

Cada una de ellas tiene características muy distintas y se utilizan con fines diferentes y la huele de noche es una de las más interesantes. También es conocida como la dama, galán de noche y buena noche, es un arbusto que puede crecer hasta 5 metros de altura, sus flores son de color blanco y tienen forma de espigas colgantes.

Con relación a su nombre, se debe a que libera su aroma en la noche, especialmente en las noches más calurosas del verano, ya que es cuando sus flores se abren. Asimismo, el aroma de esta planta es muy profundo y persistente, resulta realmente embriagador, ideal para quienes desean disfrutar de una sensación de tranquilidad y calidez en su jardín nocturno convirtiéndolo en el sitio perfecto para su descanso y relajación.

Beneficios de las plantas aromáticas

Tener plantas medicinales en el jardín es sinónimo de acceder a un amplio conjunto de beneficios, es increíble el conjunto de cualidades que poseen estas plantas, conoce a continuación cada uno de sus beneficios:

  • Lucen atractivas y elegantes: las plantas aromáticas resaltan por ser realmente vistosas, muchas de ellas tienen flores hermosas y coloridas, las cuales son estupendas para hacer que el jardín luzca espectacular, un lugar de enorme belleza.
  • Tienen un tamaño ideal: la mayor parte de las plantas aromáticas son pequeñas y esto permite plantarlas en cualquier lugar, incluso aunque no se cuente con jardín o huerto, se pueden plantar en macetas y tenerlas en la terraza o cualquier otro lugar.
  • Su cultivo es sencillo: sembrar plantas aromáticas resulta sencillo, se necesitan pocos recursos y su cuidado también suele ser simple. 
  • Polinizan y ayudan a controlar las plagas: las plantas aromáticas tienen la capacidad de atraer a los insectos que llevan a cabo la polinización, así que contribuyen al cuidado del medio ambiente, sin duda un rasgo excelente. Además, los aromas de estas plantas funcionan como repelentes naturales ayudando a controlar las playas y por lo tanto, ayudan a proteger las demás plantas a su alrededor. 
  • Son aliadas en la cocina: varias plantas aromáticas son utilizadas en la cocina, ya que aportan un sabor y aroma especial a muchas comidas.

Por último, tienen propiedades medicinales, varias plantas aromáticas son utilizadas para preparar infusiones y remedios para tratar y aliviar diversos padecimientos. Sin duda, conviene apostar por las plantas medicinas y tenerlas en el jardín.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *