Contaminación del agua en Chile

La contaminación del agua en Chile y las aguas potables son una verdadera amenaza  para la salud de los humanos, porque a través de ellas se reciben enfermedades infecciosas, las cuales en algunos casos son difíciles de tratar.

Las enfermedades que se producen por la contaminación del agua son la fiebre tifoidea, salmonelosis, hepatitis A, cólera, diarrea, hay una serie de enfermedades parasitarias que si no se atienden a tiempo se pueden transformar en una epidemia.

Los recursos hídricos y los riesgos de contaminación se han  visto favorecidos en gran parte por la actividad minera que se práctica en el país desde hace muchos años y se realiza en dicho país, así como la preocupación ambiental es realmente nueva son factores que deben ser considerados para un estudio profundo sobre este tema.

La mineralogía que se encuentra depositada y la intensidad en la alteración hidrotermal afecta a las rocas, sobre todo cuando se trata de metales con propiedades tóxicas, las cuales se encuentran en las cabeceras de las cuencas

El agua de las cuencas subterráneas junto con los minerales residuales dejan grandes volúmenes de cavidades, así como los depósitos de minerales abandonados de las explotaciones mineras también afecta  enormemente la alteración hidrotermal.

Para ello se deben establecer criterios que puedan permitir en un  momento dado mayor efectividad en la gestión ambiental con todos los medios que se tengan a la mano como recursos humanos y materiales que se encuentren disponibles.

Es importante destacar que se deben unir esfuerzos en este sentido combinando la experiencia y criterios del conocimiento científico del funcionamiento de los sistemas físico-biológicos.

Cabe mencionar que la interacción de las aguas de los drenajes superficiales y subterráneos que se producen en algunas zonas de alteración hidrotermales, así como las excavaciones mineras se están analizando continuamente.

Para finalizar, se puede señalar que la explotación minera del cobre, la plata y el oro, por el uso de la leña afectaron el paisaje y la depresión occidental dejando una huella profunda y grandes cavidades subterráneas con afluentes líquidos y gaseosos que se han generado a través del tiempo expuestas a reacciones químicas a través de roca, agua y aire.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *