El ambiente como sistema

El sistema ambiental es muy amplio, su capacidad influye en el medio ambiente con todos sus componentes.  Se pueden apreciar los distintos componentes del sistema ambiental: físicos, químicos, los que están en la tierra y los minerales, el clima, los hídricos y la atmósfera, la flora y la fauna y el humano.

Sus características también forman parte del mismo sistema y también tienen que ver con el medio ambiente. La capacidad de producción proporcionan elementos y el desarrollo tecnológico son elementos importantes de resaltar.

La relación de los sistemas con el hombre y con el medio ambiente ofrece la seguridad para llevar sobre sus hombros la responsabilidad de mejorar y sostener su propio bienestar dentro del sistema ambiental.

El bienestar es uno de los sistemas del medio ambiente junto con el desarrollo económico, la integración, la producción, la confianza, la solidaridad, lo justo y muchas más se puede añadir 5 para conformar y establecer sistemas que siempre van a estar relacionados con el medioambiente.

El ruido no debe perturbar el desarrollo y crecimiento de una ciudad, mientras que el paisaje es un componente de belleza son escenarios de estética sobre todo cuando un paisaje es natural.

La convivencia con la naturaleza se puede dar con solo la participación del hombre en la infraestructura y la tecnología, la ocupación de los espacios en la que se respete el paisaje natural y los sectores de conservación del medio ambiente.

El ambiente como sistema con elementos dinámicos entre sí 

A menudo, oímos hablar del medio ambiente como algo relevante y que debe cuidarse, si se percibe como el espacio donde seres vivos conviven entre sí, y especialmente el ser humano que hace parte del mismo y toma recursos para su propia supervivencia, interactuando con los demás elementos en mayor o menor medida pero siendo parte activa e influyente en el mismo. 

No obstante, si bien el medio ambiente terrestre es un tema abordado frecuentemente a nivel global por su importancia obvia para la supervivencia de la especie humana, su definición es algo confusa para la mayoría a la hora de pensar en ello, y es incluso peor cuando se indaga sobre los elementos que interactúan en el mismo, sus tipos, funciones y efectos. 

Ahora, el factor más determinante que muchos ignoran es el hecho de que el medio ambiente es en realidad un sistema, dinámico y activo entre las partes que lo componen y que el ser humano ha influenciado en gran manera, cuya relevancia no es sino crear la interacción necesaria entre elementos para generar y promover el progreso de las sociedades, tanto económica, como cultural, social y tecnológicamente hablando.

Ambiente y sistema: Dos conceptos estrechamente relacionados

Como se mencionó anteriormente, el ambiente es el espacio terrestre donde interactúan entre sí ciertos elementos, tanto biológicos como no biológicos para subsistir y crear un ambiente amigable que les permita obtener recursos, que a su vez ayudan a otros en ese mismo propósito. 

Por supuesto, cuando se agrega la palabra previa “medio” a ambiente el término y su definición puede tonarse un poco más compleja, pudiendo verse desde una perspectiva antropológica como el conjunto de elementos y recursos que rodean al hombre y están disponibles para su supervivencia, o de modo más geológico como la suma de condiciones y factores vivos y no vivos que afectan a los seres vivos del medio, permitiendo perpetuar su forma de vida y que incluye a la especie humana.  

Sin importar la definición que se tome sobre medio ambiente, la misma no puede separarse de la de sistema al ser el mismo un conjunto de partes que interactúan y más importante, aseguran el funcionamiento del grupo como un todo. De allí la relevancia de la frase o término si se quiere de ambiente como sistema; interactivo, dinámico, social y más complejo que nunca gracias a la influencia humana. 

Elementos del ambiente como sistema que lo componen 

El ambiente percibido como sistema enfatiza las partes que lo componen y su interacción, pero antes de conocer dicho dinamismo es imperativo estar al tanto de dichos elementos que si bien pueden conceptualizarse de manera separada, también son un todo y que llevan a cabo un funcionamiento general del sistema. 

En general, hay tres grupos de elementos en el medio ambiente como sistema: componentes vivos que consumen y necesitan recursos de otros y del sistema en general para sobrevivir, donde se incluye al ser humano y también plantas y animales. Estos elementos del ambiente como sistema también se llaman bióticos. 

Los segundos componentes del sistema son los no vivos o abióticos, que hacen parte del sistema y resultan importantes al convertirse en recurso, energía y sustentos para los elementos vivos e incluyendo en sus condiciones generales y concretas. En el medio ambiente, los elementos abióticos son incontables; desde el agua hasta las rocas, lluvia y clima entero, pasando por arena y tierra. 

En tercer lugar, se encuentran los componentes sociales que fueron agregados por los seres humanos en sus interacciones con el ambiente, a través del tiempo y que lo han hecho mucho más complejo: ciudades completas, construcciones, tecnología, política, moral, extracción de recursos y otros procesos que han tenido impacto en el sistema, tanto de manera negativa como de manera positiva. 

Tipos de interacciones en el ambiente como sistema 

Si bien los elementos del espacio son esenciales y los que forman parte del ambiente como sistema, en realidad son las interacciones entre los mismos las que lo hacen convertirse en dicho sistema, mediante la dinámica de cada componente, ya sea entre ser humano y planta, microorganismo y elemento abiótico, y muchas otras combinaciones que pueden darse y que tienen influencia y efectos en el tiempo y en el sistema completo. 

Concretamente, hay tres tipos de interacciones en el ambiente como sistema y que son las responsables de la supervivencia o muerte de los elementos, siendo las siguientes: 

  • Interacciones alimentarias: las interacciones alimentarias son las que se llevan a cabo entre depredador y presa, de acuerdo a la cadena alimenticia en el ambiente y donde el ser humano tiene papel. De esta manera, las criaturas sobreviven y se mantiene un ciclo natural donde los componentes buscan recursos para vivir en otras especies. 
  • Transformación de la energía: los seres vivos y no vivos interactúan en el ambiente transformando la energía, obteniendo recursos de supervivencia. Un claro ejemplo es la respiración como proceso dinámico entre el medio y el ser vivo, donde se intercambia una sustancia por otra que permite continuar con vida a través de metabolizar oxígeno en dióxido de carbono. 
  • Ciclos de materia: este es el proceso en el cual los seres vivos hacen intercambio de materiales con elementos no orgánicos, para fines de supervivencia en general donde se puede incluir la alimentación. 

Interacción social y el ambiente como sistema 

El ser humano es la especie que más ha influenciado al medio ambiente en general, tomando ventajas de su maquinaria de interacción y dinámica para sus logros y metas a través del tiempo, como seres pensantes cuyo desarrollo de inteligencia ha sido clave. 

Y es que, en el ambiente como sistema ahora se encuentran intrínsecamente relacionados aspectos estructurales y físicos como ciudades y sociedades enteras con millones de personas, así como también la cultura del ser humano, su moral, ética, tecnología, ideas generales y otros que influencian directamente dicho sistema. 

Directamente, la especia humana es responsable del cambio en los sistemas que se llevan a cabo en el medio ambiente donde se desenvuelve, incluso trayendo efectos negativos en el corto, mediano y largo plazo que se son notables en las especies en peligro de extinción, desaparición de recursos y calentamiento global. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *